martes, 16 de octubre de 2012

El Camino de Turza. Breve variedad botánica.

Suele ocurrir a menudo que cuando se va andando por un camino vamos viendo de manera reiterada determinadas plantas o árboles que se repiten a lo largo de él. Miramos y lo ignoramos como si no estuviesen. 
En cada época del año se ven con diferente reiteración. Lo bueno que tiene el otoño, en este caso sus comienzos, es que el campo está más apagado y con menos colorido que la primavera. Ello hace que las flores y frutos en este periodo sean más agradecidos de ver y al estar reiterados en el camino hacen que se nos queden grabados en la retina. 

El camino que une la riojana localidad de Ezcaray con Turza, es parte de la GR 93, y tiene una longitud aproximada de 5 km (10 km ida y vuelta) y un desnivel positivo de 380 m. El camino, ideal para un paseo en familia, permite ver lo que al comienzo indicaba: plantas que se repiten a lo largo de él. Así que damos una vuelta por el Camino de de Turza.

 Photobucket

Al comienzo, por ejemplo, llama la atención la existencia del arraclan (Frangula Alnus). Es de una madera quebradiza, por ello deviene del verbo latino frangere: quebradizo. Las hojas, la corteza y los frutos son tóxicos y como curiosidad el carbón fabricado con su madera es utilizado en la fabricación de la pólvora. Con los frutos se ha utilizado como tintorero.

Photobucket

Y en las pequeñas huertas y prados vemos nogales. En la escalera se encontraba encaramado un paisano recogiendo nueces.

  Photobucket

Si algo llama la atención en esta parte, formada por setos a ambos lados, es la existencia de la hierba de los pordioseros (Clematis vitalba). Esta trepadora o liana era utilizada por los mendigos en la edad media. Al frotarse con ella y debido a sus propiedades versificantes, creaban llagas en las partes del cuerpo donde se frotaban, aumentando de esa manera la compasión. En etnobotánica se ha utilizado, por ejemplo en León, como juguete: con los tallos se saltaba, como si fuese una cuerda, a la comba.

  Photobucket


El bonetero (Eunonymus europaeus) con su peculiar fruto, en forma de bonete, de ahí su nombre, y que conviene parase para verlo más detenidamente. En la antigüedad y de ahí el nombre del genero era considerado fuente de desgracias. Se ha utilizado como insecticida, tinte, carbón, lápiz, etc. Sus semillas son venenosas.

  Photobucket

Aquí un poco más de cerca.

  Photobucket

Según subimos por el camino de Turza a su izquierda se encuentra el arroyo del mismo nombre. Por lo que se verá vegetación ribereña. Bueno, como no me entraba en la foto el chopo (Populus nigra) pongo una hoja.

  Photobucket

En esta otra se ve mejor lo que quiero decir, alamos, fresnos, avellanos, etc.

  Photobucket

En las paredes húmedas de los setos tenemos culantrillo menor (Asplenium trichomanaes).

  Photobucket

En el camino se pasa por tramos en la que los avellanos forman sombrías galerías. Es un placer andar, sin prisas, por esta zona.

  Photobucket

Para salir a continuación a otros tramos más despejados.

  Photobucket

No hay camino que no se precie de tener diversas especies espinosas. Espino albar, algún endrino... y también el vistoso arraclán.

  Photobucket

Aquí se ve el barranco de Sagastia. En sus laderas abundan las hayas (el sitio más meridional de La Rioja para ellas), el pino silvestre, arce campestre, etc.

  Photobucket

Y así poco a poco se llega a Turza.

  Photobucket

Para luego regresar por el plácido camino.

  Photobucket

El siempre bonito geranio de San Roberto (Geranium robertianum), también se ven flores en esta época.

  Photobucket

No para quieta...

  Photobucket

Agallas en un sauce.

  Photobucket

El saúco y yezgo en el camino se dejan ver. 
Estas y todas las plantas que estamos presentando son facilísimas de ver, no requiere fijarse mucho para verlas.

  Photobucket

A lo igual que las persistentes y kilométricas estelas de los aviones.

  Photobucket

Jabonera (Saponia officinalis). En su época con esta planta y otras se jaboneras se fabricaba, valga la redundancia el jabón.

  Photobucket

Malva menuda (malva neglacta).

Photobucket

Llegando a Ezcaray sigo tomando fotos...
 - Alberto, que pasa gente y estas fotografiando una manzana, pensarán que no has visto nunca un manzano con manzanas.
- Si así fuese a mi plin. Pero no es un manzano ¡estoy sacando la foto a un membrillo!

  Photobucket

Y ahora a un nispero.

  Photobucket

Es curioso pero hay plantas o frutos realmente oídos, que sin embargo no lo solemos asociar al origen. 
El membrillo es un claro ejemplo de ello. Sin ser escatológico ¿quién no ha comido queso con membrillo?. Pero que poco lo asociamos a su origen es decir al árbol que lo crea. Parece que solo conocemos el proceso final que con azúcar tiene forma de bloque o triángulo. 

Bueno y esto ha dado de si el paseo.

A pesar de ser conocido y bien señalizado, pongo el track y mapa.

 http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3489578

 



10 comentarios:

  1. Buenas Alberto.

    Bonita clase nos has dado.

    Ese tramo de Ezcaray a Turza es precioso, si señor.

    A ver si en diciembre nos podemos pasar un par de días por ahí.

    Un saludo

    Gorka

    ResponderEliminar
  2. Gorka, a ver si coincidimos en diciembre. Ya comentaremos.

    Un abrazo.

    Alberto.

    ResponderEliminar
  3. Pero esa chiquilla ya conoce la fuente La Cazuela, Durañona y los Robles

    ResponderEliminar
  4. Como nota anecdótica te diré que la Frángula todavía se vende en dietéticas y farmácias, la corteza triturada, en comprimidos, en tintura y en combinación con otras hierbas como el sen a modo de laxante. Y además, la Clemátide forma parte de uno de los 38 remedios florales del Dr. Bach y su esencia está indicada en personas que viven en sus propios pensamientos y fantasías.....
    No conocía tu rincón :-))) Gracias por tu visita y a ver si coincidimos pronto por ahí. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, esos lugares ya los conoce, ¿dónde crees que se encuentra el roble que plantamos?.
    Un saludo.

    Joana, gracias por la visita y los apuntes. Y sí, a ver si coincidimos por algún sitio y de paso me comentas lo de las flores de Bach que tanto he oído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Quiero llegar a conocer las plantas como las conoces tu ,estoy en ello rodeado de guías y en espera del
    Buen tiempo para continuar despacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo. Pero ya sabes que esto no tiene fin...

      Eliminar
  7. Hola Alberto, soy Juan de SILVESTRES Ezcaray. Tengo que darte la enorabuena por divulgar, de forma tan excepcional, los interesantes valores ambientales de la pródiga naturaleza que rodea a los valles altos del río Oja.

    En concreto, el barranco del río Turza o Saraura, cuenta con una diversidad vital fascinante. Motivo que se debe a la enorme variablidad de ambientes que presenta este reducido valle oriental del Oja, en el que contrasta visiblemente la solana caliza deforestada con la umbría boscosa asentada sobre areniscas rojizas. En el ecotono entre estos dos ámbitos paisajísticos, podemos disfrutar de multitud de plantas silvestres, con una localizada población de la escasa primulacea Lysimachia ephemerum, añadiendo un importante contingente de lepidóteros diurnos, que adornan el sendero de los caminates estivales.

    Un verdadero placer para los sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, muchas gracias por la visita y el comentario.
      A través de este apunte que te hago no es la forma apropiada, de este modesto blog, para hacer un merecido comentario de la actividad que habéis comenzado a realizar en Ezcaray.
      Seguro que buscamos un rato o mejor dicho cuando organicéis una salida poder acudir, para además de ilustrarme aprovechar y poner una entrada con los servicios que realizáis.

      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  8. mi bisabuelo era de por ahi su apellido era TURZA!!

    ResponderEliminar